¿Afecta la imagen corporal a mi satisfacción sexual?

¿La imagen corporal está relacionada con la satisfacción en la vida sexual? ¿Tendré mayor satisfacción si mi imagen corporal es positiva? Si es negativa, ¿puede eso impedir que disfrute del sexo? Es posible que te hayas hecho esas preguntas alguna vez, y aunque no haya sido así, igualmente queremos invitarte a reflexionar sobre ello.

La satisfacción sexual se define como la satisfacción subjetiva con cualquier aspecto personal (emocional, físico,…) o relacional (comunicación, compatibilidad,…) de la vida sexual (Tiefer, 2001). La mayoría de las investigaciones sugieren que la satisfacción sexual está relacionada con una mayor frecuencia de la actividad sexual, la calidad de las relaciones y la felicidad general de hombres y mujeres (Byers y Demmons, 1999; Kahneman, Krueger, Schkade, Schwarz y Piedra, 2004; Sprecher, 2002).

Estar satisfecho a nivel sexual tiene importantes implicaciones en la salud psicológica de las personas y, como no, en las relaciones de pareja, de ahí que sea de interés conocer los factores socioculturales y psicológicos que influyen. Concretamente, en el caso de las mujeres, las investigaciones realizadas al respecto, indican que cuestiones tales como la imagen corporal, la calidad de vida, y las distintas formas de relación personal pueden influir en la valoración subjetivas que las mujeres hacen de su propia satisfacción sexual. En UNICA, nos interesa especialmente la relación que pueda existir entre la imagen corporal y la satisfacción sexual.

Un hallazgo consistente es que la satisfacción sexual está positivamente correlacionada con una imagen corporal positiva: es decir que cuando más nos gusta nuestro cuerpo, más probable es que disfrutemos del sexo. Como ya sabemos, la imagen corporal es un constructo multidimensional que cuenta con varios componentes: el perceptual (lo que veo), el cognitivo (lo que pienso de mi cuerpo), el emocional (lo que siento cuando miro mi cuerpo), el conductual (como actúo según sea mi cuerpo) y el sociocultural (los ideales de belleza de la cultura a la que se pertenece). Cuando alguno de esos componentes falla, surgen los problemas de insatisfacción con el cuerpo, y está demostrado que estas preocupaciones con la imagen corporal pueden interferir con la capacidad de una mujer para disfrutar de una relación sexual. En parte, esto es debido a la mayor atención que pone en el cuerpo en el momento de actividad sexual.

Un reciente estudio realizado por Claudat y Warren (2014), se analizaron las relaciones existentes entre la vigilancia del cuerpo, la vergüenza y la autoconciencia hacia el  cuerpo durante las actividades sexuales, y la satisfacción sexual. El estudio se realizó con una muestra étnicamente diversa de 368 mujeres estudiantes universitarias entre 18 y 24 años.

Los resultados del estudio pusieron de manifiesto que existe una relación, no muy afortunada, entre el peso de las mujeres y la conciencia del propio cuerpo durante la actividad sexual con la satisfacción sexual: las mujeres con más peso, las que estaban más vigilantes con su cuerpo y las que son más conscientes de su aspecto físico, eran las que subjetivamente mostraban menos satisfacción sexual.

Una vez más, este tipo de estudios dejan constancia de las consecuencias negativas que pueden tener las preocupaciones por la imagen corporal de las mujeres, en este caso, sobre la satisfacción sexual.

 

Claudat, K., & Warren, C. S. (2014). Self-objectification, body self-consciousness during sexual activities, and sexual satisfaction in college women. Body image11(4), 509-515.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *